Mauro Valenti en Franceville Pocket
10419_1150355554764_8022664_n-wide

Miguel Barrenechea entrevistó a nuestro cantante y compositor Mauro Valenti, acerca del disco próximo a editarse, “Superposión”, y esto fue lo que salió:

El núcleo de la banda está formado por Miguel Canel, Gustavo Colamussi y yo. El año pasado, durante casi todo el año tocamos como cuarteto, con Luz Yalj en teclados y acordeón. En el 2010 sacamos “La canción nro 13” y “la segunda estación” es de 2011.

Un disco por año es un buen ritmo

Sí, los hacemos más cuando tenemos ganas. Ser independiente tiene la ventaja de hacer las cosas cuando querés. Cuando tenemos las canciones, las grabamos y las editamos.

Siento que no se hacen mucho problema y se dedican a hacer

Todo el tiempo hay que apostar por mejorarse y evolucionar. En el primero grabamos las bases y la guitarra española en vivo, en Casa Frida y las sobregrabaciones en nuestro estudio. Para el segundo disco fueron simples que sacamos en cada estación, cada 3 meses. Entonces grabamos todas las baterías en una sesión y cuando se acercaba el cambio de estación, grabábamos lo que faltaba. En ese momento era lo más natural, cada disco va respondiendo a nuestras inquietudes.

¿Y cómo se llama el disco nuevo?

El disco se llama “Superposición”.

¿Cómo llegaron a eso?

El título salió en realidad por varias cosas. Una situación presente de la banda y una situación social: por el lado de la banda, estuvimos tocando mucho en formato dúo con Miguel y empezamos a grabar el disco así, y se nos superponían las cosas con el formato cuarteto. Lo que más nos disparó el título fue que nos dimos cuenta de que todo está muy superpuesto, desde los medios de comunicación hasta las redes sociales. Tenés 80 millones de links, eventos y, por ahí está todo buenísimo, pero entre tanta oferta, todo se va anulando. Además, el disco tiene algo de superposición en lo sonoro. Aunque lo hicimos como dúo, hay sonidos que aparecen e interfieren la dinámica de la banda en forma voluntaria.

El formato dúo fue una cuestión de adaptación entonces.

Sí, pero sin prostituir a las canciones. Nos vamos adaptando a lugares donde vamos tocando. En el Verano tuvimos un montón de fechas en este formato y salieron canciones nuevas que rendían más en esta versión. De hecho, empezamos a hacerlo en Abril y lo terminamos de mezclar el Sábado pasado. A diferencia de los discos anteriores, este disco puntual, desde que empezamos hasta que terminamos, estuvimos los dos juntos. Para grabar una mínima cosa iba yo o Migue venía. Salvo una canción que participa un pianista invitado (Tomás Teitelbaum) grabamos todo, desde programaciones hasta guitarras eléctricas. Cuando presentemos el disco, lo haremos con más peso, en formación de banda.

¿Qué ímpetu tiene?

Es un disco más para adentro. Los anteriores discos eran más para afuera desde lo musical, por ahí más directas. En este caso va a requerir varias lecturas, y es más enrarecido e introspectivo.

Este fue un buen año para quedarse adentro, muy Otoño.

Totalmente, bastante otoñal. Creo que este disco, desde lo musical, necesitás zambullirte con una escucha más atenta y las canciones se ensamblan distinto, que hay una línea marcada. Tendría dos partes, la parte A es una historia y la parte B una contestación a la primera.

Como quien da vuelta un cassette.

Esa cuestión analógica está muy presente: fuimos a grabar a La Casita y nos re metimos con la mezcla analógica, logramos un sonido diferente al pasar de lo digital a lo analógico. Lo más probable es que el disco lo saquemos nosotros, y como es un disco personal y natural, me suena mejor a que sea así.

¿Y para presentarlo van a ser un dúo?

(risas) Queremos rockearla, y que la presentación sea bien de banda. De acá a fin de año vamos a dedicarnos a sacar disco, promocionarlo y a partir de Marzo hacer una presentación formal. Todavía ni estamos ensayándolo. Estamos a paso tranqui, con Gustavo (baterista) y ya definiremos donde, cuando, como.

Me sonó a que no es un disco urgente

Lo urgente atenta y asesina lo artístico, el nivel de ansiedad de las redes sociales te destruye. Eso de que “si a los 15 segundos no te gusta algo lo pasás” está. No es lo mismo ir de Olivos a Constitución jugueteando con el celular, leyendo un libro o en silencio. Esta época necesita más conexión con la naturaleza, con dejar un espacio en blanco, y salirse de esa intención de llenar.

¿Cómo se sienten como banda dentro de ese panorama?

No entendíamos bien los códigos de esas cosas. Y ahora estamos metidos dentro, somos un factor interno. Lo importante en esa superposición es diferenciarse. Lo bueno es no cargar tanto, no saturar. Con este disco intentamos refrescar y proponer, hacer un silencio reflexivo. Hay muchas cosas ocupando el mismo lugar. El asunto es como te parás en eso. Por ahí correrse del lugar es un buen espacio y no lo ocupa cualquiera; tratar de que la gente no salga de la misma manera en la que entró. Es muy difícil encontrar esos huecos y llenarlos. Es el desafío de la época.

http://www.franceville.com.ar/2012/11/en-busca-de-la-estacion-propia/